La "ballena" de su tiempo - Laggania cambria

Publicado: 09/06/2014 19:47 por Autor: Raúl Nieto García en Fósiles
20140609183713-anomalocaridids.jpg

Científicos de la Universidad de Yale (EE UU) han encontrado en Marruecos restos fósiles de primitivos y enormes filtradores marinos que vivieron en el océano hace 500 millones de años. Pertenecen a la familia de los anomalocarídidos (nombre que significa “gamba extraña”) y eran más grandes de lo que se pensaba en un principio, según revela un estudio publicado en Nature.

Laggania cambria es una especie de anomalocarídido que vivió en el período Cámbrico. A diferencia de la mayoría de los demás anomalocáridos, Laggania se cree que filtraba su alimento en lugar de ser un activo depredador. En sus dos apéndices tenían cerdas consideradas desde hace mucho tiempo como espinas. Laggania tenía el tronco corto, carecía de cola, y los ojos estaban detrás de la boca, otra razón por la cual algunos científicos no creen que Laggania fuera un cazador activo, sino la "ballena" de su tiempo (por el hecho de filtrar el alimento).

Los expertos han explicado que los fósiles hallados sugieren que este filtrador marino llegó a alcanzar un tamaño de medio metro e, incluso se ha hallado un ejemplar de más de un metro de largo cuando, en un principio, se creía que estos invertebrados eran "como pequeños gusanos". Entre las características conocidas de esta especie, los expertos han destacado su cabeza con espinas que, posiblemente, utilizaba para defenderse y se conoce que disponía de un cuerpo laminado, un sistema que podrían utilizar a modo de branquias.

Por otra parte, el estudio de este fósil determina que la criatura se remonta al período Cámbrico/Ordovícico, una época de intensa biodiversificación, lo que significa que estos animales ya existían 30 millones de años antes de lo que se creía. “Los anomalocarídidos son uno de los grupos icónicos de los animales cámbricos”, explica Derek Briggs, director del Museo Peabody de Historia Natural de Yale y coautor del estudio. “Ahora sabemos que estos invertebrados gigantes murieron más recientemente de lo que creíamos”.

Los especímenes hallados vivían en fondos marinos llenos de barro, a cierta profundidad, y quedaron atrapados por nubes de sedimentos que los enterraron y preservaron sus cuerpos hasta hoy. Los expertos han destacado que la zona de Marruecos es rica en "tesoros fósiles" ya que en ella se han encontrado miles de ejemplos de la fauna marina del periodo Ordovícico temprano.


Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.