LA SUDORACIÓN

Publicado: 09/02/2015 13:46 por Autor: biojcosta en Biología-Geología 1º
20150209134601-20150204235925-pene.jpg

La sudoración es un proceso que consiste en la liberación de un líquido salado por parte de las glándulas sudoríparas del cuerpo. Es una función esencial que ayuda al cuerpo a permanecer fresco.

La sudoración es controlada por el sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso que no está bajo nuestro control. Además de ser una forma de refrigeración de nuestro cuerpo, el sudor también puede ser causado por una respuesta física a la estimulación y el miedo, ya que estos estímulos aumentan la excitación que el sistema nervioso simpático ejerce sobre las glándulas sudoríparas.

El sistema nervioso simpático actúa en situaciones de alerta o alarma, y frente a condiciones adversas para el organismo. La sudoración excesiva del rostro, palmas de mano, plantas de pies y axilas está directamente relacionada con el sobre estímulo
del sistema nervioso simpático.

Cuando nos ponemos nerviosos, activamos el sistema nervioso simpático y éste comienza a hacer su trabajo. Estimulas a las glándulas sudoríparas, que son las encargadas del aumento de sudoración.

El calor extremo es un factor que muchos organismos han experimentado. Cuando se está expuesto a un calor excesivo, nuestro cuerpo responde de la siguiente manera: los receptores térmicos transmiten estímulos a los centros de control simpáticos localizados en el cerebro. Mensajes inhibitorios se envían a lo largo de los nervios simpáticos a los vasos sanguíneos en la piel, que se dilatan en su respuesta. Esta dilatación de los vasos sanguíneos aumenta el flujo de sangre a la superficie del cuerpo para que el calor se pierda por radiación desde la superficie del cuerpo. Además de la dilatación de los vasos sanguíneos en la piel, el cuerpo también reacciona a un calor excesivo con el sudor. Esto ocurre a través de la subida de la temperatura corporal, que se detecta por el hipotálamo, que envía una señal a través de los nervios simpáticos a las glándulas sudoríparas, que aumentan la cantidad de sudor producido. El calor se pierde por evaporación del sudor producido.

Aunque generalmente los órganos controlados por el sistema autónomo están
inervados a la vez tanto por fibras del simpático como del parasimpático para
realizar funciones antagónicas y consiguiendo así el equilibrio en la actividad de ambos, hay órganos como las glándulas sudoríparas que solo están inervados por fibras simpáticas. Entonces, ¿Cómo regula el cuerpo su acción? El cuerpo consigue el control mediante el aumento o disminución del tono de las fibras simpáticas. Mediante el control de la estimulación de las fibras simpáticas, la acción de estos órganos puede ser regulada.

La estimulación de la zona preóptica del hipotálamo anterior, por la electricidad o por exceso de calor, provoca sudoración. Los impulsos nerviosos que inducen sudoración desde esta zona son transmitidos por el sistema nervioso autónomo a la médula espinal y luego por la vía simpática hasta la piel.

Bibliografía: Wikipedia;Medlineplus Enciclipedia Medica; Enciclopedia Planeta

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.