Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2016.

Adaptaciones de la flor de las nieves o Edelweiss

Publicado: 07/02/2016 18:52 por Autor: Magdalena Martínez Rubio en Biología-Geología 1º
20160207185144-20160125215115-edelweiss-flower.jpg

INTRODUCCIÓN

La flor de las nieves, con su nombre científico "Leontopodium alpinum" y su más conocino nombre alemán Edelwiss, que en español significa ’blanco puro’, es una planta de la familia de las Asteraceae. Esta flor crece en grupos pequeños  en las zonas altas de las cordilleras europeas. La flor de las nieves, era mucho más frecuente hace unas décadas, por lo que ha sido protegida con la prohibición de su recolección.

ADAPTACIONES

Esta planta está adaptaza en tamaño, ya que al ser muy bajas, resisten mucho mejor los vientos de las zonas altas en las que viven, el frío del exterior influye menos en su interior y también aprobechan el calor que el suelo desprende, con esto están menos expuestas a la interperie.

Otra de sus adaptaciones son los pequeños pelillos de los que se cubren, obteniendo así un aspecto acolchado. Estos pelos captan la humedad y el calor y los retienen.

En esta planta tambien podemos observar un reposo vegetativo, se puede definir como una suspensión temporal de recuperación vegetativa de las plantas. Mientras ocurre el reposo vegetativo aumenta la concentración de sus jugos celulares y al volverse más espesos, endurecen los órganos internos haciéndolas más resistentes al frío.

CONSECUENCIAS

 Esta planta y muchas otras qeu viven en ambientes parecidos necesitan años para superar etapas que bajo otras condiciones climáticas no requieren más que algunos días.

Eso explica que las plantas de las regiones frías sean normalmente muy longevas. La flor de las nieves supera en la mayoría de los casos los 40 años y los típicos arbustos enanos de la tundra suelen alcanzar entre 40 y 200 años, e incluso la vida de algunas herbáceas, supera un siglo.

Curiosa adaptación: Pirofilia.

Publicado: 07/02/2016 19:08 por Autor: Laura Jiménez Sevilla en Biología-Geología 1º
20160129151336-sin-titulo.png

Una adaptación es la resistencia al fuego, llamada pirofilia, y es de esta de la que voy a hablar en esta entrada.

La pirofilia la podemos definir como la resistencia innata de algunas especies vegetales ante un incendio forestal. Los incendios no siempre son provocados por el hombre, hay lugares, como el bosque mediterráneo, donde se producen regularmente originados por tormentas secas con aparato eléctrico hacia finales del verano. Debido a lo seco del clima mediterráneo, el fuego se abre paso entre una vegetación seca y que arde con mucha facilidad. 

Ciertas plantas se han visto obligadas a soportar estos incendios e incluso, en algunas zonas de Australia donde también son comunes, han creado una dependencia reproductiva total del fuego, dejando de ser una simple defensa.

Existen diferentes métodos utilizados por algunas plantas para resistir semejante catástrofe.

En los bosque mediterráneos son comunes los alcornoques, sobre todo en bajas latitudes. Son unos árboles robustos, de crecimiento lento y de porte grande. Pertenecen a la familia de los Quercus. Presenta diversas adaptaciones a su hábitat, como hojas espinosas para protegerse de los depredadores, gruesas, pequeñas y cubiertas de una película cerosa para evitar una excesiva deshidratación por ósmosis durante el verano. Pero la más curiosa de sus mejoras genéticas es la presencia de una corteza "esponjosa" e ignífuga, que se regenera con facilidad y que le protege de los incendios, los cuales sólo pueden quemar las ramas más débiles (dependiendo de la intensidad del mismo) y las hojas, permitiendo que posteriormente broten nuevas ramas de los troncos que quedan.

Otras plantas mediterráneas, como algunas bulbosas o tuberculosas pueden "renacer" tras el incendio. Estas plantas no sólo se han adaptado al fuego, también tienen el ciclo de la mayoría de las bulbosas al revés. Las mediterráneas se aletargan en verano para sobrevivir a las tórridas temperaturas y brotan con la llegada de las temperaturas más suaves y las lluvias.

Al otro lado del mundo, en el continente australiano, nos encontramos con una gran cantidad de plantas que no sólo resisten asombrosamente bien los fuegos, sino que dependen de ellos de una forma u otra.

Un árbol sorprendente en este sentido es el eucalipto, autóctono de Australia, lleva tras de sí una larga lista de mala fama y odio. Esto se debe a la capacidad que tiene para eliminar la competencia con sustacias tales como el eucaliptol. Crece muy rápido y en poco tiempo sustituye al bosque autóctono si se introduce en él, ya sea por medios humanos o por su alta capacidad de invasión y dispersión.

En los bosques gallegos, por ejemplo, el eucalipto es casi una plaga, debido a que allí los incendios no son naturales, sino provocados por el hombre, y las plantas que en sus montes habitan no suelen estar muy preparadas al fuego, sin embargo, los eucaliptos allí introducidos sí lo están, y no sólo eso, incluso poseen aceites en las hojas muy inflamables que unidos al lento proceso de descomposición crean al caer, junto con las largas tiras de corteza mudadas, una capa sobre el suelo altamente inflamable, y pronto desplaza al bosque autóctono. 

Algunos eucaliptos, como el Eucalyptus globulus, presentan en los ejemplares muy jóvenes unas yemas latentes y sustancias de reserva en unas estructuras llamadas "lignotubérculos", que en caso de un incendio, al estar bajo tierra, propicia una rápida regeneración. Los adultos presentan cortezas semi-ignífuga que, alrededor del tronco y en las ramas más gruesas, permiten la protección de numerosas yemas latentes ante un incendio de grado medio, por lo que el árbol brota con facilidad tras este y recupera en pocos años su copa. Además, sus semillas son muy resistentes al fuego y caen al suelo en masa tras un incendio fuerte.

Hay algunos arbustos cuyas semillas no pueden germinar a menos que "sientan el calor del fuego". Es decir, o hay un incendio o las plantas no nacen, ya sea porque las semillas no se preparan o porque las cápsulas o vainas que las contienen no se abren para dejarlas salir.

Otro caso curioso es el conocido como "árbol del niño negro" o "árbol hierba" (por sus hojas), cuyo nombre científico es: Xanthorrhoeoideae, esta es una planta no considerada árbol ni hierba, más bien tiene un grupo especialmente para él, arborescentes. Esta planta crece pocos milímetros al año, y necesita del fuego para su reproducción, puesto que si no se quema, no florece.  El tronco se quema por fuera adquiriendo un color carbón y de ahí le viene el nombre.



Phlomis italica

Publicado: 07/02/2016 19:19 por Autor: Irene García Abellán en Biología-Geología 1º
20160130125443-descarga.jpg

Phlomis italica conocida como la jara candilera es una especia de planta con flor arbustiva de tallos y hojas muy peludas que le dan una coloración verde amarillenta y tacto de borra. Las hojas tienen una característica forma de punta de flecha con un pecíolo bastante largo. Desarrolla unas flores rosadas en la parte superior de los tallos fértiles, agrupadas en pisos. Con estas características es difícil de confundir con otras especies. Vive principalmente en la montaña mallorquina, pero también en los claros de matorrales tanto de Menorca como de Mallorca. Florece en mayo y junio.Crece en los pies de peñascos y márgenes de caminos. En zonas nitrificadas. Es una especie endémica de las Islas Baleares.

Tiene una adaptación muy curiosa: está completamente cubierta de pelos que la protegen de la pérdida de agua por transpiración y que además reflejan la luz como en muchas otras plantas mediterráneas de color plateado.

 

La Rosa de Jericó

Publicado: 07/02/2016 19:21 por Autor: Marta San Mateo Molina en Biología-Geología 1º
20160130135901-rosa-jerico.jpg

La Rosa de Jericó, es una planta que pertenece al género Anastatica y a la especie Anastatica hierochuntica. Su localización geográfica se da en las regiones desérticas de Arabía, Palestina, Egipto y los alrededores del mar Rojo. Teniendo en cuenta los lugares en los que esta planta se suele localizar,  tiene una gran resitencia a la desecación. Ya que estos son lugares con elevadas temperaturas durante el día y bajas por la noche, es decir existe un gran contraste de temperaturas, y también, las precipitaciones son muy escasas,incluso inexistentes a lo largo del año.  

La característica que cabe resaltar de esta especie es la capacidad que tienen sus hojas de encongerse y desidratarse ante el fenómeno de la sequedad. Esto hace que permanezcan secas, enroscadas y con forma enmarañada durante largos periodos de tiempo(estos periodos pueden alargarse durante años),pero este estado desaparece conforme la planta se pone en contacto con la humedad. En ese momento vuelve a recuperar su flexibilidad, humedad, su aspecto herbaceo y color verde característico.En el período en el que tiene forma de bola seca y enmarañada esparce sus semillas que germinarán con el más mínimo contato con la humedad. El reparto de las semillas se puede producir de dos modos: el primero, es el tradicional en el cual se esparcen por su alrededor,o bien el segundo, que consiste en que la planta es arrancada del suelo ya que el fenómeno del viento y su fuerza supera a la fuerza de las raíces que son pequeñas y débiles. En este momento viaja  por las diferentes reginones y va dejando sus semillas esparcias a lo largo de su trayecto.       

El proceso de secado y reverdecer, que se puede producir numerosas veces a lo largo de la vida de la planta, se debe a una serie de mecanismos de criptobiosis(estado de suspensión de los procesos metabólicos). Estos mecanismos son debidos a la presencia de un disácarido llamado trehalosa.

 

Atrapamoscas (Dionaea muscípula)

Publicado: 16/02/2016 12:58 por Autor: Lorena Martínez Noguera en Biología-Geología 1º
20160201131500-jjj.jpg

Si el entorno es muy pobre en nutrientes, algunas plantas han tenido que adaptarse y conseguir su alimento de otro sitio, como es el caso de la Atrapamoscas.

A diferencia de otras plantas que toman sus nutrientes del sol y el suelo, la Atrapamoscas se ha adaptado para obtener nutrientes de los insectos. En efecto, la planta "come bichos" a pesar del hecho de que no tienen sistema muscular. Además, ha desarrollado muchas adaptaciones especializadas que le ayudan a obtener nutrientes de los insectos. 

TOMA DE NUTRIENTES

Aunque esta planta toma parte de su comida de los procesos utilizados por otras plantas, generalmente crecen en un suelo muy pobre en nutrientes. Por tanto,  ha desarrollado adaptaciones carnívoras que le permiten obtener los nutrientes necesarios de insectos.

ADAPTACIÓN DE SUS HOJAS

 Las hojas de la  Atrapamoscas  se han desarrollado para atraer y atrapar insectos.La forma de las hojas de  esta se adaptan y cambian a lo largo de la temporada de forma que actúan como paneles solares y atrapan mejor la luz. La adaptación más útil de las hojas de la  Atrapamoscas son los cabellos cortos y rígidos alrededor del borde de las hojas. Cualquier cosa que aterrice en las hojas o si se roza contra ellas, los cabellos en las hojas detonan la trampa de la planta, que rápidamente se cierra alrededor de una presa potencial, como un insecto.

DIGESTIÓN

El proceso digestivo puede tomar de 5 a 12 días, debido a que la planta se adapta a la temperatura que hay en el medio, etc. También influyen otros factores como el tamaño del insecto, la edad de la planta y otros factores biológicos. Cuando el insecto es disuelto, la planta reabsorbe los jugos digestivos y los nutrientes del insecto. La trampa entonces se abre y arrastra el exoesqueleto en el viento o se va con la lluvia.


Welwitschia mirabilis

Publicado: 16/02/2016 12:59 por Autor: Francisco Martínez Soriano en Biología-Geología 1º
20160202185247-welwitchia-120410-8.jpg

La Welwitschia mirabilis es el único género de la familia de las Welwitschiacae, dentro de las gimnospermas.

Es una planta desértica que crece de un tronco grueso separándose en dos únicas hojas de crecimiento continuo. Tras la germinación, los cotiledones crecen 25-35 mm y se van transformando en estas dos hojas. Después de que éstas aparezcan, los capullos de los cotiledones emergen y dentro de ellos degeneran los extremos de crecimiento causando el alargamiento de los capullos. La especie se reproduce por semillas, que deben mantenerse húmedas las dos primeras semanas y expuestas a la luz y al calor. Es relativamente frecuente encontrar en ellas esporas de Aspergillus niger, que causa una leve putrefacción después de la germinación, por lo que se intenta evitar en jardines botánicos.

La especie es dioica (con sexos diferenciados) y es difícil determinar la edad de las plantas, aunque se cree que pueden llegar a vivir más de 1000 años, incluso 2000.La planta absorbe el agua a través de unas estructuras peculiares en sus hojas que le sirven para aprovechar el rocío nocturno del desierto, se halla en Angola y Namibia, es endémica del desierto del Namib, a cuyas condiciones se encuentra perfectamente adaptada.

El Dr. Friedrich Welwitsch la descubrió en 1860, considerándose una de las plantas más raras que existen y bastante apreciada por coleccionistas, se encuentra en peligro de extinción.

Raíces aéreas en orquídeas

Publicado: 16/02/2016 12:59 por Autor: Gerardine Lady Villa Rodríguez en sin tema
20160202212918-ult.jpg

En su habitat natural, las Phalaenopsis es casi exclusivamente epífita. Crecen en los troncos o ramas de los árboles, donde no pueden tomar los nutrientes de la tierra, sino del agua directa de la lluvia y del agua que corre por el tronco del árbol, arrastrando nutrientes.

Por eso, estas plantas que no tienen pseudobulbos que sirvan de reserva de agua, se han especializado en tomar su alimento a través de sus raíces aéreas y de sus hojas que tienen cierta capacidad de retención de agua. Aunque no es lo más frecuente, estas plantas también pueden ser litófitas, ya que pueden también crecer sobre rocas cubiertas de musgo. Aunque vivan en los árboles, estas orquídeas no son parásitas ya que no se alimentan del árbol, sino que sólo se adhiere a él con sus grandes y fuertes raíces. Vivir en los árboles les permite recibir un poco más de luz del sol que si creciera en el suelo, aunque aún están protegidas de la luz del sol directa por la espesura del manto tropical.

Por otro lado, las raíces aéreas están más expuestas al aire y por lo tanto se resecan con más facilidad. El velamen que recubre las raíces les permite retener bastante agua que va liberando poco a poco al resto de la planta cuando es necesario.

Verdolaga Seca

Publicado: 16/02/2016 13:00 por Autor: Juan Francisco Meca Martínez en Biología-Geología 1º
20160202222433-verdolaga.jpg

Su nombre científico es Limoniastrum Monopetalum, es un arbusto que habita en lugares cercanos al mar por lo que absorbe agua salada(perjudicial para los seres vivos) pero mediante a unas glándulas llamadas Glándulas de sal puede expulsarla por sus hojas por eso suelen estar cubiertos por granitos blancos, sus tallos y hojas son muy gruesas para poder almacenar agua dulce y además sus hojas son de un tamaño reducido para reducir la transpiración y soportar sequías.

Rafflesia arnoldii

Publicado: 16/02/2016 13:03 por Autor: Paola Guanin Romero en Biología-Geología 1º
20160203194807-rafle.jpg

La Rafflesia arnoldii es una planta parásita del género Rafflesia, que se encuentra en los bosques húmedos de Indonesia. Esta planta da lugar a una enorme flor carnosa de color rojizo o anaranjado. Se dice que es la segunda más grande del mundo ya que puede llegar a medir hasta casi un metro de diámetro y pesar hasta 11 kilogramos.
ADAPTACIONES
Sus cinco lóbulos permanecen abiertos entre cinco y siete días y crecen en períodos muy separados entre sí. Emiten un olor fétido que sirve para atraer insectos polinizadores que buscan animales en descomposición como las moscas , también emiten energía calórica para atraer insectos.
Esta planta carece de hojas, brotes y raíces por tanto no realiza la fotosíntesis. Crece como parásito en los árboles, razón por la que sólo puede verse su flor y se instala en las raíces, debajo de los troncos de los árboles, de donde absorbe nutrientes .Sus órganos vegetativos se reducen a una red de fibras celulares que se encuentran mayoritariamente entre los tejidos de la planta hospedadora o formando un órgano retorcido y subterráneo llamado rhizomatoide.